Redes de oficinas satélite: el nuevo futuro de las empresas tecnológicas
Redes de oficinas satélite: el nuevo futuro de las empresas tecnológicas
Redes de oficinas satélite: el nuevo futuro de las empresas tecnológicas

¿Cuándo será seguro para los empleados regresar a la oficina? ¿Y cómo es el futuro de la oficina? 

Estas son las preguntas a las que se enfrentan las principales empresas tecnológicas a medida que la crisis del coronavirus se prolonga, al menos, hasta el otoño. Muchas grandes empresas de tecnología, incluidos gigantes como Facebook y Google, han retrasado sus planes de volver a la oficina hasta el verano de 2021 y han dicho que prevén un aumento en el trabajo remoto. 

Los expertos aseguran que las oficinas serán muy diferentes para entonces. Con la desconfianza que tienen las empresas en tener miles de empleados en un solo lugar, es posible que las grandes sedes centrales de tecnología, como lo ha sido Silicon Valley en San Francisco durante décadas, lo dejen de ser. 

En su lugar, las empresas de tecnología se expandirán hacia afuera, con pequeñas oficinas satélite repartidas por todo el país. En lugar de oficinas centrales singulares, serán ubicaciones satélite con todo lo necesario para trabajar.

Un modelo hub-and-spoke

Expertos en la gestión de instalaciones prevén que la mayoría de las empresas empiecen a adoptar un “enfoque de control remoto“, lo que significa que trabajar desde casa será la norma, no la excepción. Si bien los trabajadores podrían haber trabajado de forma remota uno o dos días por semana en tiempos anteriores al coronavirus, en el futuro, eso se revertirá. ¿Qué significa eso? Simplemente, que tendrán escritorios menos dedicados. Lo que la gente echa de menos de ir a trabajar a la oficina no es su escritorio, sino a la gente, la socialización.

En estas circunstancias, el futuro de la oficina será un modelo llamado “hub-and-spoke“: las empresas tendrían un “hub“, u oficinas centrales, en una ciudad importante, y luego tendrían “spokes” en cualquier lugar del país conectados por el mismo sistema tecnológico.  Por ejemplo, un empleado podría buscar ubicaciones de oficinas en su área y reservar un escritorio para un día en concreto.

Este modelo permite a las empresas mantener el “prestigio” de las oficinas centrales, pero expandir sus talentos fuera y ahorrar dinero en costes laborales e inmobiliarios. 

Pero también suponen beneficios para los empleados. Por un lado, las oficinas satélites pueden ser más seguras; los trabajadores no tendrían que preocuparse por desplazarse al trabajo en centros urbanos abarrotados o tratar de distanciarse socialmente en el ascensor de un edificio. 

También habría una mejora en la calidad de vida, pues los satélites ofrecen a los trabajadores más opciones en la forma de trabajar y poder combinar el trabajo remoto con la oficina satélite cuando lo necesiten. La oficina satélite permite a los trabajadores vivir fuera de las principales ciudades sin dejar de tener acceso a las ventajas de una oficina, como la tecnología o la socialización.

Amazon, Apple y Uber ya han comenzado a adoptar un sistema similar, ampliando sus números de oficinas.

En una cosa todos los expertos están de acuerdo: la oficina no va a desaparecer, solo está cambiando. La gente necesita comunidad, cultura y contacto, y eso no desaparecerá.

Data-Driven Cleaning: la solución disruptiva para la limpieza del nuevo modelo de oficina 

La nueva realidad que se prevé para muchas oficinas requerirá nuevos métodos de trabajo en lo que a los servicios se refiere. Para la limpieza de estos espacios flexibles, en los que el flujo de personas será irregular, Optima ha desarrollado y puesto en práctica en las instalaciones de algunos de sus clientes, un modelo de limpieza basado en la gestión del servicio a través de datos, denominado Data-Driven Cleaning

¿En qué consiste? Permite que los equipos de limpieza obtengan datos en tiempo real sobre las necesidades de limpieza, aportando máxima eficiencia, optimización de recursos, mejora del rendimiento, impulso del compromiso del personal y un aumento de la satisfacción del cliente. 

Con esta solución ofrecemos, mediante la integración de sensores, conectividad, datos y un equipo humano comprometido y altamente capacitado, una gestión auténticamente inteligente, donde nuestros equipos de limpieza y los Facility Managers hacen exactamente lo que se necesita, cuándo se necesita y dónde se necesita. 

El resultado es una revolución en eficiencia y calidad, haciendo posible que operaciones de limpieza estática y analógica se transformen en dinámica a través de IoT & AI (Internet of Things & Artificial Intelligence). 

El plan de ruta dinámico se muestra al personal de limpieza vía Smartphone y, gracias a los algoritmos de autoaprendizaje, los planes de ruta se optimizan continuamente. Este disruptivo modelo apuesta por soluciones dinámicas en función de los datos a tiempo real, focalizando todo en la experiencia de usuario y en una mayor implicación de los equipos de limpieza.