La pandemia del Covid-19 ha planteado a la industria del facility management desafíos sin precedentes. Se han vivido situaciones en las que los equipos de limpieza se han tenido que enfrentar a niveles de servicio muy altos, especialmente en sectores como el sanitario, de atención social y el comercio minorista. Además, siguiendo las normativas de los organismos competentes, para minimizar la propagación del virus se han implantado estrictos protocolos de salud y seguridad. 

La naturaleza evolutiva y aún, en gran parte, desconocida del coronavirus hace esencial mantener los espacios seguros, limpios e higiénicos para los usuarios, clientes y personal. Se cree que el virus puede sobrevivir durante varias horas en superficies como las manillas de las puertas, superficies de baños y ascensores, por lo que la limpieza profunda y la desinfección de estas superficies es vital para reducir la transmisión del virus.

La realidad es que la industria del FM necesita evolucionar e innovar para poder cumplir con los requisitos cambiantes de los edificios, clientes y usuarios finales. El cambio hacia edificios inteligentes, conectados, con patrones de uso más ágiles en muchos tipos de edificios y la necesidad de medir e informar sobre el rendimiento y el valor han destacado las limitaciones de los tradicionales modelos comerciales y operacionales dentro del sector.

Tras el coronavirus llega la nueva era del FM 

Sin duda, la pandemia de coronavirus ha traído nuevos desafíos para las instalaciones y el FM, pero, más que cualquier cosa, ha exacerbado y acelerado muchos de los desafíos que ya existían dentro de la industria del FM.

Independientemente de cuándo finalice la pandemia y qué forma de normalidad regresará, no hay ninguna duda de que la industria del facility management, como tantas otras partes de la economía, cambiará para siempre. El FM y sus organizaciones deben evolucionar y transformarse para seguir siendo relevantes y competitivos en un mundo posterior al Covid-19.

Una investigación realizada, al inicio de la pandemia, entre los líderes del FM de la región EMEA destaca el duro escenario comercial y las realidades operativas que la industria está acometiendo, así como las barreras que han obstaculizado sus esfuerzos para conseguir la innovación hasta la fecha.

Es importante destacar que esta investigación también detalla los riesgos para aquellas empresas que no evolucionen en los próximos años. Expone una clara necesidad de un enfoque más estratégico y holístico de la innovación, uno que mira más allá de la tecnología y abarca todos los aspectos del negocio.